El Lago Martiánez, piscinas en Tenerife

Vista panorámica del Lago Martiánez

El Lago Martiánez –conocido localmente como El Lago o denominado también Complejo Turístico de Costa Martiánez– es, sin duda, uno de los grandes atractivos y emblema del Puerto de la Cruz.

Se trata de un conjunto de piscinas artificiales de agua de mar, terrazas, zonas ajardinadas, géiseres, cascadas, cuevas submarinas, puentes e insólitos monumentos, que conforman un entorno mágico, de ensueño, de unos 100.000 m2 de superficie total.

Como es un complejo de piscinas, muchos peninsulares se refieren erróneamente al Lago Martiánez como ‘Los Lagos’ de Martiánez. También es poco usual referirse a él como ‘Lago de Martiánez’.

Las piscinas y sus diferentes servicios

La isla del Lago y el 'Cráter de agua', en uno de los islotes

Dentro de este precioso recinto destaca principalmente el gran lago central artificial que da nombre a todo el conjunto y que, con un área en torno a los 33.000 m2, ganados al mar, alberga la isla de Andrómeda –con una sala de fiestas subterránea-, así como varios islotes. Esta piscina principal, que cuenta con una capacidad de unos 27.000 m3 de agua marina se llena diariamente gracias a su gigantesco Géiser, o surtidor.

Existen también otras cuatro piscinas para adultos y tres para niños.

'La Isla del Barco', junto a la zona de Alisios

Si te estás quedando en el Puerto o piensas visitarlo a lo largo de tu estancia en Tenerife, merece la pena que disfrutes del Lago al menos un día completo para descansar y relajarte. Ahí tendrás varios servicios a tu disposición: solarios, bares, restaurantes, kioscos, etc. Puedes tomar el sol, darte múltiples baños en sus aguas cristalinas, recorrer sus islas, tomar algún aperitivo o almorzar, o sencillamente admirar el arte y la naturaleza que te rodean.

El Lago Martiánez y César Manrique

El Lago es obra del insigne artista lanzaroteño, César Manrique, y constituye -como era su intención- un entorno en el los elementos de la naturaleza, como el paisaje volcánico, el mar y la flora autóctona se integran, se fusionan con la arquitectura tradicional canaria, además de otros elementos estéticos.

Esto le ha valido su catalogación como Bien de Interés Cultural.

Monumentos artísticos emblemáticos

En varios lugares de este magnífico complejo puedes admirar los distintos monumentos de gran singularidad que creó César Manrique. Entre ellos destacan el “Monumento al Mar”, la escultura “Los Alisios”, el monumento “La Jibia” (o pulpo gigante de cemento), la escultura “Barlovento”, la “Isla del Barco” con su típico mástil, además de las célebres “Raíces al viento” o árboles al revés.

'Monumento al Mar', en el área más oriental de las instalacionesEscultura 'Barlovento', en la zona de entrada a las instalaciones

Entorno exterior del mismo estilo

Alrededor del perímetro de todas estas instalaciones en las que predominan los colores blanco brillante, azules turquesa y celeste, y verde, y paralelo a la Avenida de Colón, se extienden una serie de características terrazas, con sus típicos muros con empalizadas y pérgolas rústicas de madera, sus bancos, zonas ajardinadas con flores, césped y palmeras, piedras volcánicas.

 

El origen del Lago Martiánez

Fotografía histórica de la construcción del Lago

El proyecto de construcción del conjunto que conocemos hoy en día tuvo lugar en dos fases.

La primera –conocida como Los Alisios- se llevó a cabo a principio de la década de los 70 en las antiguas piscinas municipales, en la zona oeste de este litoral.

La segunda –la del propio Lago Martiánez-, se acometió a mediados de la misma década más al este, en una zona salvaje de la costa conocida como Llanos de Martiánez, unos bajíos producto de coladas volcánicas y en los que entraba el agua del mar y formaba charcos, como el de La Coronela o el de La Soga, así como alguna que otra playa de callados.

Más información:

https://www.facebook.com/complejocostamartianez/
es.wikipedia.org/wiki/Lago_Martiánez

Te puede interesar: